El colecho me salvó la vida, no es un chiste. Creo que si no hubiese colechado nunca, hoy no estaría compartiendo con ustedes, hubiese muerto de cansancio hace ya varios años.

Es que cuando mi primer bebé nació, no fue fácil. De hecho, pensaba, a los seis meses, a su cuarto. Já! Esas primeras semanas, con un bebé llorando, con cólicos, durante toda la noche, yo sé que si están leyendo esto, saben de lo que hablo.

Entonces, ¿Qué es el Colecho y por qué lo haríamos?

El colecho es la práctica de dormir con tu bebé. Mamá, papá y bebé (y a veces hermanos) durmiendo juntos en una gran cama familiar. A veces también, se ubican distintas camas juntas, o camas y cunas, o las cunas colecho, que ya vienen diseñadas para este fin. Hermoso. Esto es muy simple, somos mamíferos, los mamíferos siempre durmieron juntos. De hecho, tener habitaciones separadas es algo bastante reciente en la historia de la humanidad.

Ya sé, no te gusta que te compare con otros mamíferos. La realidad es que los animales no humanos lo hacen instintivamente pero hay muchas razones.

 

Colechar tiene múltiples beneficios.

Un bebé recién nacido necesita estar cerca de su mamá. Se dice que el primer hábitat es el útero y el segundo es el pecho. Por lo cual, el niño necesita estar en el pecho de su madre.

Cuando un bebé no está cerca de su mamá, se desorienta, se estresa y se desorganiza. A raíz de esto, se despierta más veces y llora buscando volver a su armonía inicial, buscando a su mamá. Si el bebé está cerca de su madre, de manera que puede escuchar su respiración (o sentirla), escuchar su corazón, mamar a demanda, se siente seguro, tranquilo y por lo tanto descansa mejor. Y cuando el bebé duerme mejor, también duerme mejor el resto de la familia.

Dormir con el bebé favorece la lactancia materna, esto es por una cuestión de practicidad y cercanía. Cuando el bebé está en la misma cama, es mucho más fácil ofrecerle el pecho, por lo que también es más probable que mame más. Al principio puede ser toda una osadía, pero con el tiempo, amamantar dormida puede ser una de las cosas más maravillosas, ya que te permite descansar a la vez. Además, no olvidemos que durante la noche es cuando la prolactina (hormona relacionada a la producción láctea) está más elevada.

Estar cerquita, hace que no te levantes de la cama para atender a tu bebé si este lo necesita. Sea por la lactancia o por un cambio de pañal. Lo que lleva a que no te desveles demasiado cuando te necesita, y es más fácil conciliar el sueño.

Además, reduce las apneas (pausas en la respiración), ya que brinda mayor estabilidad cardiorespiratoria, regula su temperatura corporal y reduce el riesgo del SMSL.

¿Cómo es el colecho seguro?

Para que el colecho sea seguro, se han establecido algunas pautas a seguir para no exponer al bebé a un riesgo innecesario.

Es importante que el colchón sea duro, para que el bebé no pueda hundirse o rodar por el colchón debido a su peso o al peso de sus padres.

El bebé debe ser siempre recostado en posición supina, es decir boca arriba. Esta posición permite que el bebé siempre tenga las vías respiratorias libres, además la posición supina se recomienda también en los momentos despierto ya que favorece el desarrollo motor. Ya hablaremos en otro post sobre libre movimiento.

El espacio donde duerme el bebé tiene que estar libre, es decir, sin almohadas, almohadones, ropa o juguetes. De la misma forma, tampoco tiene que tener demasiadas colchas encima, de hecho, es mejor que si hace frío, esté un poco más abrigado el bebé, y evitar así mantas pesadas. Nada debe dificultar los movimientos del bebé.

Cuando participan otros hermanos mayores, es aconsejable que al lado del bebé siempre haya un adulto y no dos niños seguidos, para poder estar pendientes del más pequeño y evitar golpes y amontonamientos.

Si los padres fuman o consumen algún tipo de drogas, el colecho está desaconsejado.

¿Hasta cuándo colechar?

Yo llevo 5 años y me encanta. No hay nada más lindo que descansar con tu bebé y remolonear un poco en la cama a la mañana antes de levantarse a afrontar el día.

Cualquier pregunta, me podés dejar un comentario aquí debajo y te contesto lo antes posible!

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: