Me cansa encontrar personas diciendo sobre otra “pobre, pasa que no le nació el instinto viste?” o “es que nunca tuvo instinto materno, nunca quiso ser madre”.
Considero que el “instinto materno” es una construcción social que se usa para desacreditar a otras mujeres como madres, y aislarlas del círculo de mujeres madres ya consagradas. No lo tolero. Como si hoy no hubiese gran diversidad de construcciones familiares como para seguir arrastrando modos antiguos que no suman.
Sí, creo en el instinto animal, ese que te empuja a cuidar a tu cría y a primar por su supervivencia, y también creo que muchas personas hoy estamos completamente desconectadas de ese instinto. Pero son cosas diferentes.
No, “las nenas no juegan con muñecas porque tienen instinto materno”. Lxs niñxs juegan con muñecos porque imitan a los adultos con bebés, porque es la primera forma de aprendizaje.
Esta manera de expresarnos nos enfrenta, nos opone, nos limita y nos destruye. Genera una escala de valores, desde la que no tiene nada de instinto, hasta la teta de oro por ser la más apegada.
Y ni hablar de la culpa! La famosa culpa que genera que alguien te diga que no tenés instinto, mala madre!
Acerquemonos, es imposible que una persona con la que tenés poco o nada en común, no te enseñe algo nuevo. Es imposible que vos no le muestres algo nuevo a ella. Desde el respeto, abrazandonos, siempre podemos aprender del otro y ayudar a construirnos.
Sororidad muchachas.
Amor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: